¿Y qué es bloqueo, señoritx? ¿Y tú me lo preguntas? ¿Bloqueo eres tú?

Seguramente conoces varios contextos en los que la palabra bloqueo tiene diferentes significados, amigx. Un bloqueo mental en el que la razón o la creatividad no fluyen puede ser uno de ellos. Un bloqueo sentimental… yo la verdad que no soy mucho de este tipo. Por H o B soy una persona que prefiere pensar que todo el mundo tiene derecho a equivocarse y no por eso te voy a sacar de mi vida. Aunque un bloqueo a tiempo, en muchas ocasiones, puede ser la mejor de las soluciones. Como en el tejido.

Sí, amigxs, sí. La palabra bloqueo también existe en el mundo del tejido y tiene su propio significado. Sirve para conseguir que los proyectos tejidos consigan una forma determinada, aumenten la talla, aporten ligereza o se asienten las puntadas cuando debido a las diferentes tensiones que podemos adoptar estas no están todas parejas. El fin del por qué realizamos un bloqueo pueden ser variados, así como tipos de bloqueo existen. De inmersión, de pulverización o vapor de plancha, son los más conocidos. Y según tus necesidades podrás elegir entre uno y otro.

En mi caso soy muy de utilizar aquel en el que pulverizo la prenda humedeciéndola para dotarle de una forma determinada. Suelo utilizarlo para que el acabado quede perfecto y el momento costuras se asiente. Mis puntadas son muy parejas y por esa razón no me gusta abusar mucho del bloqueo por inmersión. Que es aquel que podéis encontrar en el reels que subí ayer en Instagram. Este tipo de bloqueo suelo utilizarlo cuando la fibra tiende a estirarse y quiero encontrar un tallaje que dependa de dicho bloqueo o cuando la ligereza es la gran protagonista de mi proyecto elegido.

Siento que es todo un ritual y me gusta realizarlo en momentos en los que encuentro la casa tranquila. Un ambiente relajado en el que en ocasiones enciendo una vela y pongo música de fondo. Se puede ser tan feliz con muy poco cuando te acostumbras a crear tu propio mundo.

Un recipiente o contenedor es muy importante para acoger la poza de agua tibia que vamos a utilizar. En ella suelo verter jabón sin necesidad de aclarado. Eucalan o especiales para lana son los que utilizo en mi caso. Me gusta sumergir la prenda lento, dejando que la física haga su trabajo y las habilidades juguetonas de la grasa de la lana repelan esos primeros vestigios de agua que se le presentan. Una vez triunfa el líquido frente a la fibra solo me queda acariciar mi proyecto mientras lo empapo con ligeros golpes y masajeo.

Es momento de decirle adiós al ambiente húmedo. Vamos a aclarar. Para ello, suelo estrujar la prenda con mimo y cariño, sin retorcer. Una vez le he quitado la mayor humedad, tiendo mi pequeña joya sobre una toalla y la arrullo para conseguir que la mayor parte se quede impregnada en esta. Es hora de tender la pieza sobre una superficie plana y algo porosa, me gusta utilizar planchas de gomaespuma donde mis alfileres de Knitpro se clavan a la perfección. Busco la forma perfecta, me tomo mi tiempo. Es entonces que encuentro el lugar indicado para el descanso de mi nuevo tesoro. Un lugar aireado pero no soleado. Ya casi está. Una vez seco le rocío una gotas de mi más ansiado perfume desde hace años atrás, Eau de Greta And The Fibers. Durante años ha sido su secreto mejor guardado y la esencia que bañaba mi salón durante días cuando una de sus madejas traspasaba el umbral para acomodarse en mi Crochet Corner. En este último festival de Barcelona Knits decidió compartirlo de alguna manera con todas aquellas personas que durante años le hemos implorado por uno frasquitos y ha encontrado la forma perfecta para deleitarnos. En forma de regalo.

Jamás sabremos de dónde proviene ese olor y cuál es la fórmula adecuada para que su aroma se magnifique una vez entra contacto con la lana. Pero siempre nos quedará ese pulverizador, para recordarnos que una de las tintoreras más importantes de nuestro país alegró durante muchísimos años todos nuestros sentidos a través de sus madejas.

Marga, creo que es la primera vez que te llamo por tu nombre, de alguna manera te voy a echar muchísimo de menos. Aunque siempre nos quedarán nuestras charlas y el fuerte sentimiento que nos une. Te quiero millones

PD: Por cierto, Musa Yarn me ha dado un descuento pa tú ¡Yujuuu! Es ALIMARAVILLAS5.

PD2: Creo que a Greti le quedan aún algunos frasquitos que yo lo sé que lo vi ayer por Instagram jajajaja ¿Le rogamos que los ponga a la venta y arrasamos con ellos? ¡Ese aroma tiene que ser tuyo y vestir tus prendas tejidas! (Nuestros ruegos han sido escuchados).