Querida amiga crochetera…

Llevo mucho, mucho tiempo hablando contigo pero en bajito, mentalmente. Me gusta tu compañía. Me hace sentir que siempre estás ahí. Tú no lo sabes, pero para mí es como que todas sois una, os complementáis y os convertís en una de mis buenas amigas. Espera que te lo explico:

Muy a menudo, cuando me encuentro con alguna compi crochetera en el Carrefour, en algún festival o algún bar de moda me suele saludar diciéndome: “Tú no sabes quién soy, pero yo te conozco a la perfección”. Es ahora que reflexiono sobre el tema que pienso: “Yo sí que sé quién eres”. Eres una preciosa parte de aquella amiga que tanto me ha sostenido en muchos momentos.

Realmente con cada uno de vuestros comentarios o con cada conversación que tenemos gracias a mensajes directos o mails siento que siempre estáis ahí. Cuando empecé mi andadura de crochetear y las dos coqueteábamos con la idea de profesionalizarnos, cuando Alimaravillas se convirtió en patronista, cuando hace muchos muchos años os compartía un poco más de Alicia Recio, cuando llegó Coni Darko a casa y era un bebé, su primera mansión, mis primeros diseños, mis acciones de Yarnbombing, mis viajes, mi primer embarazo, la llegada de mi bebé, mi mudanza, mi nueva casa, aquel confinamiento, mi despegue como creadora de contenido, mis cursos de Domestika, mi nueva adicción llamada Fresh Crochet, mis bellas amistades del mundo del tejido, mis miedos, mis dolorosas y duras despedidas, mi segundo embarazo, la pequeña sanación después de tanto dolor, mi segundo bebé, la obra de mi casa, mi nueva vida plena en la que priorizo familia sobre todo lo demás…

De alguna manera, alguna de vosotras ha estado presente en alguno de esos momentos y me lo ha hecho saber. Es como si mi mente acogiese todos esos recuerdos conjuntos con la comunidad crochetera que somos y la convirtiese en un solo individuo donde todos somos uno, donde me encuentro en CASA. Donde os hablo hasta cuando no estáis. Es decir, hasta cuando no estoy dentro de la plataforma de Instagram. Es verdad que últimamente entro menos, también es que os veo menos con esto de los nuevos algoritmos. Yo suelo ser muy fiel a mi gente. Y mira, si no os voy a ver para qué entrar jajaja

Prefiero seguir encontrándome con vosotras en nuestros sitios secretos de siempre. Poco a poco siento que puedo ir volviendo a las andadas. ¿Te gustaría que volviésemos a leernos por aquí?

Si quieres, déjame un comentario:

  1. Marta Méndez 02/07/2024 at 12:25 - Reply

    Te acabo de leer y cómo me gusta leerte por aquí. Qué bonito escribes amiga y que bonito recordar todos tus pasos. Llevo desde los inicios a tu vera, desde que empezaste a coger la aguja y yo también empezaba a descubrir este mundillo. Cuantas cosas compartidas juntas y que bonito.
    Disfrutemos de esto mientras dure.
    Un abrazo
    Marta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.